Nadie responde por el bebé que perdió Carolina Llanos en la cárcel

Publicado el | REPORTAJE

  • Carolina Llanos Romero fue sentenciada a 20 años de prisión por un presunto triple asesinato. Su pareja, el exasambleísta Galo Lara también fue condenado por ese caso a 10 años.
  • Llanos fue golpeada en la cárcel, producto de lo cual perdió a su bebé. Nunca hubo una investigación al repecto.

LO QUE SE SABE. El 16 de enero de 2012, Carolina Llanos Romero, pareja del exasambleísta de oposición Galo Lara Yépez (SP), fue aprenhedida para las investigaciones del triple asesinato de su primo Carlos Llanos Avendaño, la esposa y el hijo de tres años ocurrido en Quinsaloma, Los Ríos, el 4 de agosto de 2011. Luego, el 3 de enero de 2014, Llanos fue sentenciada a 20 años de prisión en la Cárcel de Mujeres de Guayaqui como autora intelectual de ese crimen, sobre lo cual se declara inocente.

Imagen: Carolina Llanos, acusada y condenada por un supuesto triple asesinato. Ella es la madre de dos hijos del opositor al Régimen, Galo Lara, quien también está encarcelado.

LO QUE NO SE SABE. Sin embargo, detrás de estas informaciones de dominio público, lo que no se llegó a revelar es que, un mes depués de su detención, la Fiscalía confirmó que estaba embarazada y que tras una golpiza propinada por un grupo de internas de la cárcel tuvo complicaciones, y que el 8 de marzo de 2012 la directora del centro penitenciario no le permitió atenderse rápidamente por lo cual perdió a su bebé, un hecho por el cual tres años depués no hay culpables. Aquí es pertinente señalar que el artículo 148 del COIP dice lo siguiente: "Aborto no consentido.- La persona que haga abortar a una mujer que no ha consentido en ello, será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a siete años.

Hasta hoy ninguna entidad del Estado ha indagado, peor sancionado a las reas culpables de la agresión. Por esas fechas, el Colegio de Abogados del Guayas, a través de su web, había informado detalles de la situación de Llanos. Solo el 19 de octubre de 2012, el Ministerio de Justicia, entonces dirigido por Johanna Pesántez, sacó un comunicado en contra de las informaciones del gremio de abogados. Sin embargo, el Ministerio reconocería que: “…Llanos presentó un dolor fuerte en el abdomen y manifestó que se encontraba en estado de gestación, motivo por el cual fue trasladada hasta la maternidad Santa Marianita de Jesús, en la ciudad de Guayaquil, donde confirmaron que el feto había fallecido…”.

Al ver todo este cuador la pregunta es: ¿por qué estuvo encarcelada Carolina Llanos, si a un mes de su prisión preventiva la Fiscalía confirmó su embarazo? El artículo 537 del COIP señala, sobre la detención preventiva, lo siguiente: "Casos especiales.- Sin perjuicio de la pena con la que se sancione la infracción, la prisión preventiva podrá ser sustituida por el arresto domiciliario y el uso del dispositivo de vigilancia electrónica, en los siguientes casos: 1. Cuando la procesada es una mujer embarazada".

Sometida a tortura carcelaria

Un informe de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (CEDHU), firmado por el Dr. Manuel Alcívar Rendón, revela detalles del ataque que sufriera Carolina Llanos en Cárcel de Mujeres de Guayaquil el 19 de enero de 2012. Incluso se menciona a las cinco agresoras. Indica que dos días después del ingreso al sitio, a las 08:00, la golpearon salvajemente, con puños y puntapiés; e: “…insertando una bolsa de plástico en su cabeza luego de previamente haberle obligado a absorber por la nariz un líquido resultante de la mezcla entre Coca Cola y pimienta (sic).

Imagen: Facsímil de la carta enviada a la directora de la Cárcel de Guayaquil por parte de las internas que informaba del ataque sufrido por Llanos.

 “…La señora Geomar Carolina Llanos Romero es sometida a torturas durante al menos veinte minutos sin que aparezca un solo celador, un solo agente del orden para evitar su suplicio y violación, fue agredida con una barra de hierro, le fue rociada gasolina luego de haber sido obligada a desnudarse, entre sollozos y gritos desgarradores (sic)…”, según refieren a los investigadores de la CEDHU en el informe que, aseguran: “…ha sido elevado luego de seis meses de seguimiento, revisando más de 7.000 fojas…, con entrevistas en la Cárcel de Mujeres de Guayaquil con internas que han descrito con pavor el infierno que ha sufrido y sigue soportando la víctima en este centro de destrucción de la dignidad humana por el grave pecado de ser madre de hijos de un asambleísta (Lara) que fiscaliza actos de supuesta corrupción en el gobierno (sic)…”, resume en un párrafo Geovanny Jaramillo Lino, Director de Asuntos Internacionales de la CEDHU.

En el informe sobre el caso que poseen los abogados defensores, Juan Vizueta y Pedro Granja,  se incluye un escrito, elaborado a mano y firmado por al menos veinte internas del centro de rehabilitación, quienes dan detalles de la agresión que sufriera Carolina Llanos aquel 19 de enero. Se lo remiten a la entonces directora, María Belén Chérrez Molina: “…las abajo firmantes sugerimos el traslado inmediato de las ante mencionadas… con el de fin de mantener la disciplina y el orden en este centro (sic)…”, dicen. A los pocos días las violentas fueron removidas de la cárcel de Guayaquil. (Documentos Informe de internas y firmas).



A confesión judicial por denunciar agresión

Imagen arriba: El traslado de Carolina Llanos a una de sus audiencias.

Después de esa agresión la salud de la interna Llanos comenzó a desmejorarse paulatinamente hasta derivar en un traumático aborto durante y tras el cual no recibió un tratamiento adecuado. Contrario a indagar y sentenciar a las responsables de la violenta golpiza, y, pese a la existencia de documentación suficiente que daba cuenta de la veracidad del hecho criminal, el Ministerio de Justicia la llamó a confesión judicial por denunciar su detención y la tentativa de asesinato sufrida en la cárcel.

En una de sus declaraciones, Carolina Llanos asegura: “Un día a las 18:00, me avisaron que debía salir a una audiencia. Eso me sorprendió y, al llegar al juzgado, me negué a declarar porque no estaban mis abogados. El juez comprendió y respetó mi derecho”. Pese a la decisión judicial, dice, el delegado del Ministerio insistía que se realice la diligencia; porque, según el punto de vista de las autoridades: “…la versión del aborto no era creíble”.



La mano de Serrano»Testigo protegido»»