La caída del capo del fútbol ecuatoriano

Publicado el | QUIEN ES QUIEN

  • La Fiscalía de EEUU ha vinculado al presidente de la FEF, Luis Chiriboga, en una trama de corrupción en el marco del FIFAGate.
  • Chiriboga tiene ahora arresto domiciliario por ser una persona de la tercera edad.
  • Su gestión en la FEF, que se inició en 1998, no ha estado libre de controversias. Aquí un perfil.

Imagen: El instante cuando Luis Chiriboga Acosta se entrega en la Fiscalía, en Quito, el pasado 4 de diciembre.

Agosto de 2006, Luis Chiriboga Acosta tenía ocho años en funciones como presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y sacó 80 mil dólares de las arcas de esa entidadpara indemnizar “por injurias calumniosas” a Galo Roggiero Rolando, su antecesor fallecido el 2013, quien desde 1998 lo había demandado, después de que lo criticara públicamente y señalara que en su administración hubo supuestos “malos manejos económicos”.

El trato amable que se había observado entre ambos dirigentes años atrás terminó con la llegada de Chiriboga al poder, en 1998, cuando ganó en su segundo intento. En 1994, no había podido vencer al propio Roggiero.

Desde su cargo, al que accedió tras superar con 29 de los 72 votos que suman clubes y asociaciones, el riobambeño inició una persecución contra el extinto dirigente que no solo llegó a los juzgados del país sino que incluyó un Congreso Extraordinario, exclusivamente convocado para declararlo “persona non grata” para el fútbol ecuatoriano.

Imagen: Rodrigo y Esteban Paz, dirigentes de Liga de Quito, quienes han criticado al máximo la gestión de Luis Chiriboga.

Ironías o no del destino, con el tiempo, Chiriboga, que en enero próximo cumpliría 18 años como presidente de la FEF, comenzó a ser criticado por personajes del fútbol ecuatoriano que antes habían aupado su candidatura. Hay quienes, incluso, lo han acusado de “malos manejos”. Principalmente, Rodrigo y Estaban Paz, padre e hijo, dirigentes de Liga de Quito; además, de Eduardo Granizo, directivo del Olmedo. Los tres han señalado el “abuso de poder” del directivo.  Ese, es uno de los delitos que también ahora le imputa la Fiscalía de los Estados Unidos, que lo ha involucrado en una red delictiva internacional conformada por quienes hasta hace pocos meses conformaban la élite de la dirigencia del fútbol mundial. Entre otros delitos, en el denominado FIFA Gate, se los acusa de asociación delictiva, fraude electrónico, lavado de dinero, delitos en los que todos han incurrido entre los años 2000 y 2015.

En el proceso, la fiscal Loretta Lynch ha indicado que en los últimos años Chiriboga era parte de una red, denominada el ‘grupo de los seis’, que con él a la cabeza exigían el pago de grandes cantidades, equivalentes a seis cifras, a cambio de respaldar la venta de los derechos de televisión de los eventos futbolísticos más importantes que organiza la Confederación Sudamericana de Fútbol. Lynch ha indicado que el esquema de corrupción de la dirigencia ha venido funcionando desde hace casi un cuarto de siglo y que antes la lideraban dirigentes de países más grandes, como Brasil y Argentina. “Con el objetivo de enriquecer personalmente a los dirigentes”, ha dicho; y aseguró: "Han participado dos generaciones de dirigentes".

Imagen: La fiscal de EE.UU., Loretta Lynch, quien hizo la acusación formal a Luis Chiriboga.

"A todos lo que piensan que pueden evadir la Justicia, sepan que no lo lograrán", afirmó la fiscal general de Estados Unidos, durante la conferencia de prensa ofrecida el pasado jueves, cuando refirió detalles de un nuevo capítulo del escándalo de la FIFA. La funcionaria confirmó que hay 16 nuevos acusados en el esquema que repartió más de 200 millones de dólares en negociados ilegales… Entre esos nombres apareció el de Luis Chiriboga Acosta.

Lynch, también advirtió a quienes -dijo- piensan que podrán “evadir” la Justicia de los Estados Unidos, y afirmó que no lo lograrán. Sin embargo, Chiriboga ha preferido ser juzgado en el país, donde, además la Constitución prohíbe extraditar a sus ciudadanos; y, desde el pasado sábado, permanece con arresto domiciliario en su apartamento del condominio Villa Regina, ubicado en el exclusivo sector del Quito Tennis, el cual, según fuentes extraoficiales, estaría valorado en más de 1’200.000 dólares. Nada comparado con la modesta vivienda que tenía en el sector de Las Casas, cuando llegó a la presidencia de la Federación, y que habría adquirido con un préstamo hipotecario obtenido a través del IESS. También han sido involucrados otros dos directivos del balompié nacional. Se trata de Francisco Acosta, su primo y secretario de la FEF, quien se encuentra con arresto domiciliario; en tanto, el Cap. (r) Vinicio Luna, coordinador de selecciones y, para muchos, la “mano derecha” del presidente, guarda prisión en la cárcel.

Imagen: Luis Chiriboga tuvo entre su gente de confianza al secretario de la FEF, Francisco Acosta (abajo, izquierda), quien también está viculado en la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de EE.UU.

En Ecuador, Chiriboga, que se diera a conocer en el ámbito futbolístico como dirigente del Deportivo Quito a mediados de los años 70, siempre impuso su decisión desde la presidencia. Así fue como canceló los 80 mil dólares con dinero de la Ecuafútbol, pese a las críticas de un determinado sector de la dirigencia e incluso del demandante. No obstante, en ese momento dirigentes allegados lo excusaron sosteniendo que actuó como presidente de la Federación.

A nivel dirigencial, enfrentar a Roggiero fue como un“debut legal” para Chiriboga, quien en sus casi 18 años dirigiendo la FEF ha llevado una actividad marcada por procesos judiciales o disciplinarios contra los críticos de su gestión, que, principalmente, le han exigido informes económicos, como los gastos realizados durante el Mundial de Brasil 2014, detalles de las ”maletas viajeras (invitados, casi siempre dirigentes provinciales, a los que de esa forma, supuestamente, “tenía contentos” y así ‘aseguraba votos’)”; la adjudicación de los derechos televisivos del campeonato nacional y de eliminatorias.

Otros dos puntos críticos también fueron: 1. La permanencia y cercanía con las selecciones nacionales de uno de sus hijos (que cuando él llegó a la presidencia de la FEF era jugador juvenil que pasó, sin trascendencia alguna, por el Deportivo Quito) como empresario de futbolistas; 2. El retorno de Vinicio Luna a la coordinación de la selección de mayores, después de que fuera condenado por “tráfico de personas”, tras ser descubierto que en las delegaciones de la FEF que solicitaban visas para entrar a los Estados Unidos se incluía a personas ajenas a la entidad del balompié ecuatoriano.

Tras el enfrentamiento legal con Roggiero, fue el turno de Eduardo Granizo y de los Paz. Pero contrario a lo sucediera con el extinto directivo, quien fuera señalado por Chiriboga por “malos manejos” que nunca pudo demostrar, Granizo y los Paz, en cambio, han sido perseguidos por ser críticos de su administración. Con el primero perdió una demanda por calumnias en el 2011.

Una vez liberado de la acción legal, el directivo riobambeño inició un proceso contra Chiriboga solicitando una indemnización económica por el daño causado, no solo en el aspecto moral, sino por la afectación a su salud y su familia; que, asegura Granizo, sufriera desde que fuera suspendido por la FEF, en el 2009.

Imagen: Otro hombre fuerte de la gestión de Chiriboga ha sido Vinicio Luna, quien ya pagó una condena en la cárcel por un caso de gestión ilegal de visas en los viajes de la Selección.

Una de las frases que entonces el riobambeño expresara, fue: “El Presidente de la Ecuafútbol actúa con prepotencia para cumplir con sus intereses y compromisos en el fútbol nacional”. Al momento, aunque sigue aportando a las arcas del Olmedo, el expresidente del club chimboracense ha dicho que volvería a la dirigencia el día que el ahora detenido por el escándalo internacional de corrupción deje la Federación.  

Rodrigo y Esteban, en cambio, han enfrentado procesos judiciales y de sanciones disciplinarias en el ente rector del fútbol ecuatoriano, en el que Chiriboga se ha apoyado en vista de que en la justicia ordinaria, no obtuvo respuestas positivas a sus intereses. En octubre del 2014, Esteban, por ejemplo, fue suspendido un año, después de haber expresado, durante una entrevista, que: “La Federación Ecuatoriana de Fútbol usurpó los derechos de televisión de los clubes…”. Se refería al hecho de que primero (tras aprobación en el Congreso Ordinario del 2012) la FEF se apropiara de los derechos de televisión de todos los clubes que intervienen en el campeonato nacional; y luego los negociara con los canalesTCMiCanal y GamaTV, ambos incautados y administrados por el Estado. No obstante en noviembre pasado, varios clubes, sobre todo los que enfrentan crisis económicas internas, expusieron su inconformidad por el incumplimiento en los pagos. Tras esas críticas, se conoció que las televisoras tendrían al menos 2’500.000 de dólares pendientes de cancelarles, de los 18’301.500 de dólares que deben pagar en la temporada, según el presupuesto presentado por la FEF en enero.

Imagen: Luis Chiriboga ha estado al frente de la FEF desde 1998 gracias al apoyo de las asociaciones provinciales en su mayoría.

En su defensa, antes de ser sancionado, Estaban Paz, dijo: “Mis declaraciones en ningún momento han sido para ofender, sino para dar una opinión crítica. No estoy de acuerdo de cómo se están manejando las cosas aquí en la Federación, pero no puedo quedarme callado”. No obstante, esas expresiones fueron calificadas como “una campaña mediática para ilegitimar la labor de Luis Chiriboga”, según el síndico Guillermo Saltos Guale. Fue él, hasta hace unos años dirigentes de Barcelona, quien pidió sanción para Paz, aplicando los artículos: Art. 140: Los dirigentes por todo acto que menoscabare el espíritu deportivo, el espectáculo, la integridad física y moral de las personas y el respeto de quienes participen en una competencia o partido, serán juzgados y sancionados por la Comisión Disciplinaria conforme determina este reglamento.

Imagen: Luis Chrirboga, Rafael Correa y Joseph Blatter (expresidente de la FIFA).

Art. 141: Las faltas cometidas por los dirigentes, según la gravedad de las mismas o la reincidencia, serán sancionadas con amonestación o multa de hasta mil UDM, o suspensión de hasta cinco años calendario. Los dirigentes que estando sancionados continuaren cometiendo infracciones previstas en el Estatuto y Reglamentos de la Federación Ecuatoriana de Fútbol y/o sus organismos, serán suspendidos cinco años y no podrán formar parte de la Federación Ecuatoriana de Fútbol ni de sus afiliados, aún después de cumplida la sanción. Una vez descubierto el FIFAGate, que comenzó a hacerse público en mayo pasado, Esteban Paz fue uno de los primeros dirigentes en aplaudir la labor de la Fiscalía delos Estados Unidos y, en su cuenta de Twitter, escribió: “Por fin que se limpie tanta basura”. En días pasados, a raíz de que se conociera la segunda lista de dirigentes involucrados en el FIFAGate, y en la que apareció el nombre de Luis Chiriboga, su padre, Rodrigo Paz, en cambio, expresó: “Esto  no es corrupción, esto es una mafia de ladrones disfrazados de dirigentes”. Además, ha indicado: “Tengo una sensación de pesar por el ser humano, es la historia de cuando uno está muy arriba y no se da cuenta de las cosas, de repente se resbala, y cae; y la caída es muy dura…”.

Imagen: Luis Chiriboga saliendo de la Casa de la Selección.

Detalles de las investigaciones judiciales del denominado FIFAGate se comenzaron a conocer desde el 27 de mayo pasado. Tras el primer informe, que consta de 161 páginas,se procedió con la detención de siete dirigentes de distintos países, en Suiza; otros se entregaron voluntariamente a la justicia de los Estados Unidos. Ahora, el pasado jueves, se conoció el contenido del segundo informe de los investigadores, que tiene 267 páginas. Cuando hizo pública la información, durante una rueda de prensa, la fiscal Lynch, fue crítica de las acciones de corrupción. Después tuiteó en su cuenta: "Nos comprometimos a terminar la corrupción rampante que describimos en la administración de la conducción del fútbol", y responsabilizó a otros 16 dirigentes a los que acusó de “abuso continuo para su enriquecimiento ilícito”, entre ellos estaba el nombre de Luis Chiriboga, contra quien en ese instante la Fiscalía del Ecuador abrió una indagación previa, que incluyó el bloqueo de sus cuentas, el allanamiento de las dependencias de la Federación de Fútbol; y de su departamento en Quito.

En tanto, y pese al pedido de ciertos directivos, exdirigentes y aficionados al fútbol, él no ha renunciado a la presidencia; sin embargo, el pasado viernes, en cuanto fue apresado en Quito, el directorio (al cual también se le pide renunciar) procedió a suspenderlo por 90 días.



PD: LINKS RELACIONADOS

El capitán Luna volvió a ser el hombre fuerte de la Ecuatoriana de Fútbol . Esta crónica, elaborada el 2010, deja ver claramente que Luna es el lavador de dinero con Moon Tour, su agencia de viajes; y, además, es el organizador de los conciertos de famosos de Chiriboga.

Un socio de Chiriboga obtuvo una visa gestionada por la FEF. Esta  crónica, elaborada en el 2010, narra cómo Luis  Chiriboga se involucra con Carlos Correa, empresario al que lo ayuda a financiar la venida de Marc Antony.

Luis Chiriboga hizo del fútbol un imperio 

Luis Chiriboga implicado en una trama de corrupción



MilHojas.is