Hoy es lunes / 17 de diciembre de 2018

    Terremoto: la tragedia de abril

    Publicado el | OTRAS MIRADAS

    Las cifras oficiales preliminares anunciaron más de 246 muertos y 2527 heridos en la peor tragedia telúrica en la historia reciente del Ecuador. Ciudades arrasadas, como si una aplanadora hubiese pasado por encima, como Pedernales y Canoa; edificios, hoteles, puentes, carreteras. Una destrucción que aún no se ha medido por el enjambre de sismos que tuvo en su punto más alto los 7.8 grados de Richter, que arrasó con la parte central y norte de la Costa ecuatoriana a las 18H58 minutos del sábado 16 de abril de 2016.



    Redacción Plan V

    Víctor Hugo S. es médico patólogo quiteño y tiene (o tenía) un laboratorio médico en Pedernales, en el primer piso de un edificio de cuatro, cuyos dos primeros pisos desaparecieron, se hicieron pomada, dos minutos antes de las 7 de la noche del sábado 16 de abril del 2016.

    El terremoto arrasó la ciudad y 12 horas después, luego de una noche de espanto, penurias, ruegos, susto y muerte, el amanecer mostró la magnitud de la tragedia en Pedernales, ciudad costera del norte de la provincia de Esmeraldas, a 90 kilómetros de Santo Domingo de los Tsáchilas: solo el edificio de la Municipalidad estaba en pie, y no había casa que no estuviera afectada. Algunas en escombros, otras cuarteadas, a punto de derrumbarse.



    El doctor Sevilla, de 60 años, no estaba en su laboratorio, sino en Quito, visitando a su familia. El temblor en la capital fue sentido con un largo terror; unos 45 segundos dramáticos que obligó a muchos a abandonar sus casas y departamentos. A los pocos segundos, las redes sociales estallaron. Los asustados ecuatorianos buscaron información en la televisión nacional, pero no había nada. A esa hora y por dolorosos muchos minutos después, a esa hora había películas, programas de concurso... Fue la CNN en español y NTN24, dos cadenas extranjeras, las que dieron los primeros reportes.  Luego, en Quito, entraría la radio a suplir la falta de información. Pichincha Universal, con Washington Yépez, Radio Democracia con Gonzalo Rosero... fueron sumándose a una improvisada cadena informativa. La Secretaría de Riesgos demoró dos horas en dar sus primeros reportes en las redes, mientras su portal permanecía estático.

    La Secretaría de Riesgos demoró dos horas en dar sus primeros reportes en las redes, mientras su portal permanecía estático.

    Las redes sociales, a los pocos segundos, habían reventado. Pedidos de ayuda, fotos que parecían sacadas de otros terremotos. Los primeros datos llegaron de Guayaquil; la evacuación de hospitales, la muerte de una jovencita de 19 años en un centro comercial, la caída del puente a desnivel de la Avenida de Las Américas, arteria vital del puerto. Un vehículo aplastado, como lata de sardinas, un muerto, el rescate con dolorosas imágenes.

    Mientras tanto, su alcalde, Jaime Nebot, en viaje a España, se puso en contacto con los ciudadanos a través de redes sociales y de ondas de radio. Trataría de viajar, pero estar 15 horas aislado en la cabina de un avión era un obstáculo impensable. Otro que intentaba viajar al Ecuador a esa hora era el presidente Rafael Correa. El terremoto lo sorprendió, a él y a una nutrida delegación, en Roma. En un periplo que pasó por Nueva York para hacer fomento turístico del Ecuador y luego a una invitación de El Vaticano a participar en una conferencia. Un viaje cuestionado de por la oposición dada la magnitud de la crisis económica en el país y el proyecto de imponer nuevos impuesto para financiar el gasto fiscal.

    Correa emitió algunos trinos en Twitter que mostraban una cierta lejanía: ¡Ánimo país! Empezaba uno. Otro decía: fuerte sismo en Ecuador, que en otros país habría causado graves daños. Lo cierto es que le toco el vicepresidente Jorge Glas asumir el tema. Pasadas las nueve de la noche,  con una mala señal de video, cuya matriz fue el canal privado Ecuavisa, se presentó al Ecuador para ratificar lo que todo el mundo en redes ya sabía, e hizo un constante llamado a la calma y a la coordinación con las entidades oficiales y la fuerza pública. Anunció que 10 mil hombres uniformados irian a la zona más afectada. Lo propio hizo el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, quien anunció que los bomberos de la capital estaban bajando a la Costa ecuatoriana.  Luego de eso, una cadena de la Secom, con propaganda de Coca Codo Sinclair, indignó a muchos en las redes.

    El arribo del avión presidencial al país, procedente de Europa, se anunció para las 18:30. La nave llegaría directamente al aeropuerto de Manta, cuyo pista está operativa, a pesar de los daños en los edificios del terminal.

    Pasadas las 10:00, el presidente trinó desde el avión oficial que habrían fallecido por lo menos 233 personas en las provincias afectadas.

    A las 12:00, desde Portoviejo, el vicepresidente Jorge Glas informó de 235 muertos y por lo menos 1557 heridos, y anunció su viaje hacia Pedernales, acompañado del ministro de Defensa, Ricardo Patiño. Los miembros del Gobierno viajarán en helicóptero, ante la destrucción de las carreteras en Manabí. A las 17: 25 se actualizó la cifra a 245 muertos y 2527 heridos.

    El Gobierno declaró emergencia, según el decreto publicado por el Palacio de Gobierno, en las cinco provincias del litoral costero y en la de Santo Domingo, y dispuso al Ministerio de Finanzas el uso de todo recurso económico disponible, excepción hecha de los de salud y educación. El decreto, sin embargo, no incluyó la censura informativa ni la suspensión de garantías constitucionales, a diferencia del polémico decreto por la posible erupción del volcán Cotopaxi.



    Pero la situación de la caja fiscal sería dramática. Según el economista Vicente Albornoz, el Gobierno tenía disponibles apenas "USD 112 millones a abril 8 de 2016, su nivel más bajo en al menos 10 años", por lo que se anunció la búsqueda de créditos en el exterior de por lo menos USD 300 millones.

    El domingo 17 de abril el país amaneció con el peso de la tragedia. Diez vías principales, de nueve provincias, destruidas en parte y cerradas, entre ellas, las que conectan Quito con la Costa. Los motivos: mesas destruidas, puentes caidos, deslizamientos de montañas...

    La movilización nacional se despertó también. Cerca de 15 mil hombres y mujeres, entre soldados y policías fueron trasladados al sitio. El Ministerio de Salud movió 240 médicos. El centro de operaciones fue Manta.

    La Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) anunció el establecimiento de un puente aéreo desde el aeropuerto capitalino de Tababela hacia los aeropuertos de Esmeraldas y Manta. Aviones de transporte de la FAE y de la estatal TAME llevaban policías y bomberos hacia Manabí.

    Desde Latacunga, se informó que por lo menos 100 militares de las fuerzas especiales del Ejército esperaban transporte aéreo en el Aeropuerto Cotopaxi de esas ciudad. Cerca de las 12:00, los paracaidistas, quienes viajaron con sus canes de rescate y salvamento, lograron ser embarcados en un avión de transporte tipo CASA de la Aviación del Ejército, según informaron las Fuerzas Armadas y la Dirección de Aviación Civil. Otro avión CASA transportó militares desde Shell, en Pastaza, hasta el aeropuerto de Esmeraldas.

    Por lo menos siete personas gravemente heridas fueron trasladas en esos aviones de regreso hacia Quito, informó el canal Teleamazonas.

    Ante el cierre de las vías hacia la Costa, desde la capital los equipos de rescate y de la prensa se movilizaron por medio de la vía Ibarra-San Lorenzo, y luego hacia el sur a las zonas afectadas. Esto significó que la ayuda desde Quito demorara por lo menos diez horas en llegar.

    Horror en Manabí

    Pero las ciudades más afectadas fueron las de Manabí. En el poblado de Pedernales, ubicado a 14 kilómetros del epicentro, se confirmó la destrucción de buena parte de las edificaciones del balneario. Hoteles, casas, restaurantes fueron demolidos por el sismo. Imágenes de total destrucción fueron mostradas por el canal Ecuavisa pasadas las 11:00. Testimonios en el sitio dan cuenta de la muerte de cientos de personas, entre ellos, turistas en los hoteles.

    Con maquinaria pesada, eran visibles grupos de personas intentando excavar entre las edificaciones destruidas del centro del balneario. Según el alcalde Gabriel Alcívar, muchos de los hoteles del malecón se habrían desplomado y cientos de personas habrían fallecido entre sus ruinas. En las ruinas del hotel Royal, de cinco pisos, que se desplomó completamente, se busca a por lo menos 50 personas. Los cuerpos que son rescatados del sitio son trasladados al estadio de la población para los procedimientos de ley.

    Lo mismo ocurrrió en Canoa, donde reportes de redes sociales informaron de por lo menos 30 muertos y de la destrucción de buena parte de la población. El ministro del Interior, José Serrano, confirmó el rescate de 15 cadáveres en el sitio.



    Las vías de la provincia también fueron seriamente afectadas, pues el ECU911 de Portoviejo confirmó el cierre de las vías Flavio Alfaro-El Carmen, Jama-Pedernales, Suma-Pedernales, Portoviejo-Crucita, Pedernales-Manta, entre otras.

    La cuenta de Twitter del ECU911 de Portoviejo recibía constantes pedidos de auxilio de habitantes de la provincia de Manabí y sus poblados cercanos.

    En la capital provincial, Portoviejo, se confirmaron la destrucción del Hotel Cabrera, de la Dirección Provincial del IESS, del almacén El Gato y de varios edificios comerciales del centro de la ciudad, en donde se concentran la mayor cantidad de víctimas. Un albergue se improvisó en la pista del aeropuerto Reales Tamarindos.

    La cárcel de El Rodeo de Portoviejo sufrió la destrucción de varias paredes y del muro perimetral, por lo que no menos de cien presos huyeron y la Policía intenta recapturarlos, dijo la ministra de Justicia, Ledy Zúñiga.

    En Manta, hoteles como el Lun Fun y el Umiña resultaron destruidos, entre otros siete hoteles de la zona del malecón. En el hotel Miami murieron por lo menos cinco personas y han sido rescatadas 18 más con vida, por parte de 60 bomberos de varias ciudades del país. También sufrió graves daños el hospital del IESS en ese puerto, por lo que fue evacuado y tendría que ser demolido, informó Teleamazonas. Los alcaldes de ambas ciudades confirmaron grandes destrozos en ambas urbes, mientras que los medios de Manabí transmitían poca información en Twitter.

    Desde Canoa, un ciudadano contó cómo su ciudad había quedado desolada y los hoteles se habían derrumbado. Otra señora dijo estar preocupada porque había perdido el contacto con sus familiares que iban en un bus Reina de Camino con destino a Manta. Otro hombre dejó su número telefónico para que sus parientes en Manta se comuniquen con él.

    Un ciudadano narró que, después de hacer un recorrido, encontró entre cinco y seis hoteles derrumbados en la calle Tarqui, en Manta, y postes de luz en las calles. “Portoviejo ya no es la ciudad que usted conoció”, decía otro ciudadano al aire casi en llanto. Y un empresario hotelero entregó información sobre el derrumbe de decenas de hoteles en Manabí. “Es el único medio que está informando”.

    En El Carmen se confirmó la muerte de seis personas y la caída de varias edificaciones.

    En Calceta se reportó la destrucción del Municipio y de varios edificios del centro. También se produjeron daños en Rocafuerte, Flavio Alfaro, Tosagua y Chone.

    En Bahía de Caraquez se reportaron destrozos en la ciudad y daños en la pista del aeropuerto Los Perales, que sirve a ese balneario. El nuevo puente que une la ciudad con San Vicente también presenta daños.

    La Policía en la provincia informó de saqueos, que fueron confirmados por el vicepresidente Jorge Glas.

    El sismo, que tuvo 156 réplicas hasta las 09:15 de hoy, no produjo un tsumani, por lo que el Inocar levantó la alerta al respecto. La replica más fuerte se sintió pasadas las 02:00 y fue sentida en toda la República.

    La Fiscalía General del Estado envió también 45 fiscales y 17 médicos legistas hacia Manabí y anunció que los cadáveres que no puedan ser identificados serán enterrados en fosas comunes por motivos sanitarios.

    Caos en Esmeraldas

    Carla Garcés caminaba por el centro de la ciudad de Esmeraldas cuando sintió que la tierra temblaba. La esmeraldeña, de 23 años, se dirigía al Banco del Pichincha. Iba junto a su sobrina, de 16 años, cuando observó cómo desde un hotel caían pedazos de vidrio y pared. A su lado, las paredes de un edificio en construcción también cayeron. Todo esto ocurría sobre la avenida 9 de Octubre. Para protegerse, Carla se ubicó bajo la estructura de una Escuela del Milenio. Desde ahí fue testigo de cómo se desprendió la fachada del Banco y de la Mutualista Pichincha.





    Esmeraldas es una de las provincias más afectadas por el terremoto. Lenin Lara, alcalde de la capital esmeraldeña, informó de una veintena de casas afectadas. Para las 09:00 se anunció por lo menos 85 edificaciones dañadas....

     





    Esmeraldas es una de las provincias más afectadas por el terremoto. Lenin Lara, alcalde de la capital esmeraldeña, informó de una veintena de casas afectadas. Para las 09:00 se anunció por lo menos 85 edificaciones dañadas. La incertidumbre afectó a la población luego de que tras el sacudón, la luz se fuera en toda la ciudad. ¨Explotaron los transformadores de energía eléctrica y no había información. Una hora después una emisora de radio empezó a transmitir¨, recuerda Garcés. A través de la radio, se pudo conocer que en los balnearios de la Provincia Verde se evacuaba a los turistas. En Atacames, se denunció caos y saqueos precisamente. El edificio del aeropuerto local también sufrió severos daños, pero la pista está operativa. .

    Mayra Martínez también fue testigo de lo ocurrido. Ella, de 30 años, se encontraba en uno de los barrios bajos de Esmeraldas, la Parada 7. ¨Estaba sentada en la puerta cuando sentí el sacudón. Se arrancaron cables, se cayeron paredes y no podía correr. Todo el mundo gritaba. Subimos a una plazoleta¨, explica la esmeraldeña. Luego del pánico, la gente volvió a su casa a buscar ropa y sábanas para pernoctar a la intemperie. Cientos de personas se apostaron en la loma del Coliseo.

    Las redes sociales se convirtieron en la principal fuente de información. En ese sentido, uno de los médicos del Hospital Delfina Torres, en Esmeraldas, dio a conocer a través de Twitter que, a eso de las 00:00, la casa de salud estaba saturada de pacientes y la ciudad caotizada.

    En Esmeraldas se encuentra la principal refinería de petróleo de Ecuador. Por motivos de precaución, Petroamazonas, empresa a cargo de la extracción petrolera, indicó que se suspendieron las actividades en dichas instalaciones.

    Muisne es una de las zonas donde menos información se registra. En primera instancia se anunció que en la isla habría sido el epicentro del movimiento telúrico. Carla Garcés comenta que se enteró de la situación allí gracias a una publicación en Facebook. Uno de sus amigos informó que la isla se cuarteó y evacuaron a los pobladores. El testimonio coincide con los datos entregados por el alcalde de Muisne, Eduardo Proaño, quien la noche de este 16 de abril también indicó que 60 casas se habrían desplomado y las carreteras están destruidas. Ventajosamente, hasta las 11 de la noche, no se registraban víctimas mortales.

    Un reporte del enviado especial de Ecuavisa a Muisne confirmó la evacuación de las dos islas pobladas de la zona y la destrucción de varias edificaciones.

    El sismo que sacudió a los medios, se busca a los desaparecidos

    Pasadas la 01:30, las transmisiones por la TV habían finalizado. Encontrar información constante en los canales nacionales fue imposible. En la prensa los reportes fueron intermitentes. Solo quedaron las redes sociales y una radio: Caravana.

    La emisora guayaquileña fue la única que abrió sus micrófonos a afectados y familiares durante la madrugada. Los ecuatorianos en otras ciudades y fuera del país se engancharon a ella gracias a su transmisión por la aplicación Tunein. Los reportes y pedidos de ayuda no pararon. Voces de indignación sobre todo desde las ciudades más afectadas de la Costa fueron replicadas.

    Por las redes, muchos ciudadanos replicaron los testimonios de quienes buscaron a sus seres querdos. El movimiento en Twitter fue intenso durante la noche de ayer y la madrugada de hoy. Los ecuatorianos, muchos desvelados, hicieron minga para encontrar información verificada. De Pedernales, el poblado más afectado por el terremoto de 7.8 grados, las imágenes y los testimonios circularon dispersos. En medio de la crisis y las comunicaciones afectadas por el terremoto, la radio volvió a ser la compañera de la tragedia. “Ayuda por favor”, “ayuda urgente”, fue el clamor.

    Dos fallecidos en Guayaquil

    Hasta la mañana de este 17 abril, los registros oficiales anunciaron el fallecimiento dos personas en Guayaquil, como consecuencia del terremoto. La capital de la provincia del Guayas es otra de las zonas en donde se registran múltiples daños en viviendas, infraestructura vial y centros comerciales.

    Un hombre falleció, luego del colapso del paso a desnivel de la avenida de las Américas, en el norte de la urbe. Otra joven perdió la vida al caerle en la cabeza parte del techo del Village Plaza, centro comercial de Samborondón, localidad aledaña a Guayaquil. Según recogen varios medios de comunicación, hasta el hospital Luis Vernaza acudieron algunas personas que registraron problemas cardiacos.



    Las imágenes de los daños en el Puerto Principal fueron de las primeras en viralizarse en las redes sociales. En el centro de la urbe, edificios como el de Parque Continental, Cóndor, del Registrador de la Propiedad y del Registro Civil registraron daños en la fachada. Luego del terremoto, la estrella de Guayaquil, ubicada en la avenida 9 de Octubre, se desplomó.

    Twitter también fue el medio de comunicación utilizado por Jaime Nebot Saadi, alcalde de Guayaquil, para pronunciarse sobre la tragedia. El burgomaestre se encuentra en España y este 16 de abril escribió en su cuenta oficial: ¨Conmovido por la situación de Manabí donde se reporta incremento de víctimas y daños. Por el momento, estoy disponiendo se organice presencia de médicos con medicinas nuestras para ayudar. En el caso de Guayaquil réplicas con menos intensidad pueden ser normales. No asustarse ni perder la calma. Mantengámonos unidos y haciendo lo conveniente en estos casos. Nuestros equipos siguen trabajando. Seguiremos en contacto. Conseguí conexión para regresar de Europa. Dios mediante estaré con ustedes mañana¨.

    La mañana de este domingo, Nebot se conectó nuevamente con los ciudadanos desde España. A través de las redes indicó que: ¨La solidaridad no es una opción, es una obligación. Hay hermanos en Manabí y Esmeraldas que están mucho peor que nosotros. He dispuesto que se formen equipos médicos para que con medicinas nuestras se trasladen a Manabí. Haré una convocatoria a los médicos privados apelando a su solidaridad. Gracias a Dios en la ciudad (Guayaquil) no se ha incrementado ni el número de muertos ni heridos. En obras públicas tenemos dos tipos de problemas que atender: casas con daños (leves, que se han derrumbado y que están en peligro de caer). En el tema túneles y pasos elevados quiero que la ciudadanía entienda que por su seguridad debemos mantener cerrado el menor tiempo posible. Se está haciendo un análisis técnico túnel por túnel y paso elevado por paso elevado para confirmar que no tengan problemas. Hemos pedido al Gobierno una inspección sobre el puente de la Unidad Nacional. Es muy importante aliviar la carga, circular lo menos posible. Sobre el paso elevado caído lo primero es sacar los escombros y rehabilitar el tránsito en la calzada. La Metrovía va a seguir prestando su servicio a la ciudadanía¨.

    La Secretaría de Gestión de Riesgos informó que en Guayas el Servicio eléctrico fue restablecido en un 99%.

    Los daños en Quito

    Entre tanto, en Quito, el fuerte sismo provocó pánico en los residentes de edificios altos de la capital, que salieron a las calles poco después de producido el terremoto. Se conoció de tres casas colapsadas en el sur de Quito, en los barrios Ciudad Futura y Lucha de los Pobres, así como de daños en la iglesia de La Magdalena. Se registraron cortes de energía en varios barrios del norte, sur y valles de la ciudad. El Municipio suspendió un concierto en el Coliseo Rumiñahui y dispuso la evacuación de los afectados en el sur de la ciudad. Por lo menos 120 rescatistas y bomberos de Quito fueron enviados a ayudar en Manabí.

    En Chimborazo se reportó una persona fallecida en Colta y daños en una casa en Riobamba.

    La búsqueda de desaparecidos con la etiqueta #desaparecidosEC

    Decenas de personas se han volcado a las redes sociales para pedir ayuda. Desde la tarde del 17 de abril la etiqueta #desaparecidosEC ha tomado fuerza en Twitter y las fotos de aquellos que no responden a las llamadas de sus familiares o amigos se propagan por esta red social.

    “Ecuavisa este niño está desaparecido en Pedernales, se llama José David Eras. Ayúdenme a localizarlo por favor”, escribió Wadih Antón en Twitter. Sobre Pedernales, declarada zona de desastre tras el fuerte sismo, tratan la mayoría de los mensajes que buscan a sus habitantes o turistas que llegaron al concurrido balneario manabita. Incluso se buscan familias enteras como Anna Molly quien pedía ayuda para localizar a Jessica, Walter y Thais Zambrano.

    Pamela Naranjo y Mikaela Taco Naranjo, de Quito y quienes estaban de paseo en Pedernales, también eran buscadas por su prima. O Ramón Zamora quien era buscado por sus familiares desde Lago Agrio. Ronnie Finn, familiar de la estadounidense Odette Finn, también pedía ayuda en Twitter para encontrarla.

    Pero Pedernales no es la única ciudad que registra desaparecidos. Por Twitter familiares piden información del niño Oswaldo Muñoz y de los ciudadanos David Ruiz Herrera y Julissa Andrade en Manta; de Sebastián Real León en Canoa; de Nelson Sánchez y su bebé de 4 meses en Portoviejo; de Michelle y Lily Gallardo quienes viajaron a Ayampe o Esmeraldas; de Yira Andrade y a su bebé en Jama; de José Eduardo y Luis Antonio Pico Loor en Bahía…

    “Mi tía Victoria Avellán Velásquez es buscada entre escombros en el colegio Mercedarias en Calceta, solo hay una máquina”, fue la historia que escribió Eli Avellán bajo la etiqueta #desaparecidosEC.

    Algunos mensajes a las pocas horas de enviado encontraban respuesta.Tuiteros confirmaban que habían hallado a sus conocidos. Pero asimismo se anunciaban tragedias. Fue el caso de los cuatro niños Pincay Montesdeoca y su familia que no sobrevivieron al terremoto en el centro de Portoviejo. El trágico mensaje lo envió la usuaria Malena Jarrín.

    A este esfuerzo colectivo ya se habían unido los gigantes de la internet. Anoche, Facebook lanzó safety check y Google el person finder, herramientas digitales que se activan para informar si una persona en un lugar de desastre se encuentra bien o buscar a desaparecidos en la zona de la catástrofe. Skype también anunció su servicio gratuito para las llamadas a líneas fijas y móviles en Ecuador durante los próximos días.

    La ayuda nacional e internacional

    Chile, Colombia, Perú, Estados Unidos, Venezuela, España entre otros países, anunciaron el envío de ayuda humanitaria y de equipos de salvamento que está previsto que arriben a la zona en las próximas horas. Los vuelos de ayuda de los países amigos se están dirigiendo al aeropuerto Eloy Alfaro de Manta. Los equipos cuentan con expertos en búsqueda en escombros y perros de rescate.

    En varios puntos de Quito, entre tanto, se han organizado sitios de acopio de donaciones, en especial, en el parque de La Carolina (Cruz del Papa), los edificios del Patronato Municipal al norte, centro y sur de Quito, edificios del ministerio de Inclusión Social, Cámara de Comercio de Quito y en las parroquias de la Iglesia Católica.

    Por medio de redes sociales, la gestión de ayuda se difunde con la etiqueta #EcuadorListoYSolidario. Por ejemplo, desde la noche del sábado, la activista Karla Morales emprendió la búsqueda de apoyo a través de Twitter. En su cuenta se comparten las imágenes de decenas de guayaquileños llevando vituallas y organizando las donaciones que la tarde de este domingo se trasladaron a Manabí. Son decenas de cajas y fundas que contienen víveres y artículos de primera necesidad.

    Los puntos de acopio gestionados por los guayaquileños son las urbanizaciones Vista al Río (Samborondón), y Terranostra (Ceibos y en la vía a la costa). En caso de que no sea posible acercarse a estas locaciones, se dispuso de un contingente humano para retirar las donaciones donde fuera necesario. Pero la ayuda no se limita al Puerto Principal. Morales, directora de Kahre, habilitó la opción de paypal en la web de la organización que dirige para receptar donaciones monetarias que vengan del extranjero. En este enlace es posible realizar el apoyo.





    También partió desde Quito un cargamento con 7 000 kilos de ayuda con destino a Manta para ser distribuidos. La Cruz del Papa, en el parque de La Carolina, es uno de los puntos de encuentro donde se reciben los aportes hasta donde llegan cientos de quiteños....

     





    La tarde de este domingo también partió desde Quito un cargamento con 7 000 kilos de ayuda con destino a Manta para ser distribuidos. La Cruz del Papa, en el parque de La Carolina, es uno de los puntos de encuentro donde se reciben los aportes hasta donde llegan cientos de quiteños. También están disponibles las instalaciones del Patronato San José y la Tribuna del Sur.

    La ciudadanía gestionó una cuenta de Twitter, @VoluntarioEc, donde se direccionan los mecanismos de apoyo. Además, se cuenta con la línea telefónica 1800 APOYAR. En la red se comparte una ficha de inscripción de voluntarios para gestión de desastres. La idea es organizar a la población para aprovechar todos los recursos disponibles.

    En este momento, la prioridad en las donaciones son alimentos no perecibles, botellones de agua y bebidas hidratantes, carpas, frazadas, toldos, mosquiteros, ropa en buen estado y repelentes.

    Los comentarios vertidos en redes coinciden en que esta es una oportunidad para que la sociedad trabaje en conjunto. Y eso se ha visto. En los videos publicados en la web, se observa a la sociedad civil ofreciendo apoyo a miembros de la Policía Nacional .

    En internet se recomienda que los voluntarios no viajen a zonas afectadas por su cuenta, sino que se ajusten a los protocolos determinados por las autoridades.