TAME: Alas para la corrupción

Publicado el | REPORTAJE

  • TAME genera utilidades no menores a los $5´000.000, pero el Gobierno se rompe la cabeza afirmando que la empresa está quebrada.
  • Existe un excedente de dinero que nadie determina dónde va, esa es una de las razones por la que no se han firmado los balances económicos de la aerolínea desde 2013.

Los técnicos y operadores de la aerolínea ecuatoriana TAME saben que algo apesta en esa empresa. Conocen a la perfección que mensualmente la compañía genera utilidades no menores a los $5´000.000, pero las autoridades de Gobierno se rompen la cabeza afirmando que la empresa está en quiebra.  

Quienes operan TAME, casa dentro, aseguran que el costo operativo de la aerolínea (con pagos, deudas y gastos extras) es de $21’000.000 al mes y que los ingresos son muy superiores a esa cifra. Por ejemplo, el actual gerente general, Patricio Chávez, exembajador en Rusia, le dijo al programa Visión 360 de Ecuavisa en julio pasado que en 2015 los ingresos totales fueron de $317´000.000, es decir $26’416.666,6 al mes.  

Existe un excedente de dinero que nadie determina dónde va, esa es una de las razones por la que no se han firmado los balances económicos de la aerolínea desde 2013. TAME no tiene cifras económicas oficiales y enfrenta condiciones que no se comparan ni a la peor administración de los militares que la controlaron hasta 2010. Es un derroche que no para: en 2002 el patrimonio de la empresa era de $58 millones, pero en  2009 se redujo a $27,8 millones, según información reservada que manejaron administraciones anteriores y que fue entregada a MilHojas.is en total reserva. 

Imagen: Tame es la aerolínea estatal ecuatoriana.

Esa información asegura que en 2005 la liquidez de la empresa era de $40,9 millones, con un pasivo corriente de $11,7 millones. Cuatro años después (2009), en el mejor período de la Revolución Ciudadana,  la liquidez fue menos $4,9 millones y su pasivo corriente: $25,4 millones. 

En 2002 los ingresos de la compañía fueron $74'040.581 millones y se declaró utilidad de $2,8 millones. Hoy su gerente dice que las ganancias no superan los $300.000. La capacidad de receptar burocracia es otro de los problemas, por ejemplo: en 2009 la aerolínea COPA tenía 2.400 empleados con 28 aeronaves; TAME, con nueve aviones, contaba con 1.060.  

Antes de la Revolución Ciudadana la empresa tenía nueve  gerencias, hoy son 25.  

Al momento la compañía suma 2.500 funcionarios que gozan de beneficios como pasajes con descuento.  

El actual personal administrativo no tiene conocimiento de una compañía de aviación, las áreas operativas también son ocupadas con personas sin experiencia y contratan asesores sin conocimiento técnico en su mayoría. 

Las gerencias no son excepción, por ejemplo: Silvana Baquero que se desempeñó como gerente administrativa, detuvo compras de repuestos por un monto de $1.500. Por esa ínfima cuantía una nave estuvo impedida de volar generando un lucro cesante incalculable. Un alto funcionario de la empresa cuenta: “La nave fue impedida de volar porque se requería cambiar una riel en el asiento del piloto en la cabina, esa riel debe ser cambiada por el fabricante luego de un determinado número de horas, no hacerlo implicó la paralización de la nave”. 

Baquero fue tachada de inepta por otro funcionario, el impase provocó la salida de ese servidor pero Baquero continúo en la empresa como asesor del gerente Chávez.    

Tres funcionarios y un exempleado de la entidad, el último miembro de las fuerzas armadas en servicio activo, coinciden en que el principal inconveniente es el costo de operación de la empresa. En el caso de TAME su valor es doble comparado con el mercado internacional. “El punto de equilibrio (del costo de operación) en el mercado internacional para aviación está entre el 60% al 65% pero en el caso de TAME al 92%”. El siguiente cuadro explica la situación. 

Ante la pregunta de por qué es tan alto el costo la respuesta de los tres entrevistados fue unánime: “es corrupción, se llevan el dinero en esos altos gastos operativos”.  

Se suma los errores específicos en el caso  de aeronaves, por ejemplo: el Airbus 330 adquirido  

bajo modalidad de leasing, que llegó al país el 9 de julio del 2013, para cubrir rutas internacionales, se mantuvo sin operar  hasta el 22 de noviembre de ese año: “alrededor de seis meses de paralización arrojaron pérdidas incalculables ya que se pagó el costo de arrendamiento, sin volar”, cuenta uno de los pilotos a MilHojas.is.  

El Airbus 320 matrícula HC CGW, cumplió  su chequeo C ( mantenimiento mayor) en Atalanta en un centro desde el 18 de abril del 2015 hasta el 01 de noviembre del 2015. Por un lapso de siete meses, cuando normalmente se realiza ese tipo de trabajo en un centro de Mantenimiento calificado en El Salvador. Al final la aeronave tuvo problemas, no se cumplió con los plazos establecidos, los motores tuvieron problemas graves, la empresa no reconoció costos, gastos, los seguros tampoco, la aeronave tuvo que quedarse mucho más tiempo en un centro que no era el autorizado ¿Quién ordenó ese mantenimiento en el lugar equivocado y quién pagó tanto error?  

El costo del leasing también es oneroso, este cuadro explica los valores que se manejan en TAME y fuera del Ecuador.  

A inicios de 2016 la exgerenta de la empresa  -exministra de transporte y obras públicas- Paola Carvajal, explicó que la aerolínea se encontraba en una crisis insuperable y era necesario venderla. Ella seguía la ruta del presidente Rafael Correa que aseguró que era mejor entregarla al capital privado. Los operadores y pilotos de TAME recuerdan la administración de Carvajal como una de las peores: “Ella prometió muchas cosas pero la manejó como una tienda, se fue a reuniones en México y Estados Unidos, supuestamente a buscar acuerdos de beneficio, pero al regresar canceló los vuelos desde Quito a Fort Lauderdale, el 20 de febrero del 2016; la coincidencia fue que el 23 de febrero inició sus operaciones la firma Jet Blue, empresa de bandera americana, que ingresó con el mercado de Quito y su camino libre, sin competencia.  

Entonces arrancó el cabildeo para la búsqueda de compradores, hasta mediados de este año se conoció que hubo ocho interesados, cinco presentaron planes de compra y solo uno ofertó en firme la compra de la empresa.  

La propuesta se centró en la compra de activos y pasivos más el pago de las liquidaciones que sean necesarias. El tema se trató en el directorio de la compañía pero nunca más volvió a tratarse ¿Qué sucedió? Nadie sabe. 

Imagen: Las operaciones de TAME son nacionales e internacionales.

La propuesta en firme la presentó el empresario de la aviación Arnold Leonora, dueño de Air Group Holdings, un emporio que busca el fortalecimiento de las empresas con una propuesta integral que incluye transporte turismo, hotelería.  

Al interior de la compañía los técnicos pensaron que vender era la mejor propuesta ya que permitiría sacarla a flote de tanta corrupción. Pero la venta requería una ley especial que nadie desde el ejecutivo estaba dispuesto a promover. 

En sus retinas se mantiene los actuaciones del exgerente Fernando Guerrero, que se encargó de condonar 30 millones de dólares a Venezuela por concepto de pasajes aéreos y otros servicios que nunca lograron dolarizarse. Se trata de dinero perdido por decisión de las autoridades del Gobierno. 

En ese contexto llegó a la gerencia Patricio Chávez, un hombre que practica lo que predica: viajar es un placer. Al interior de la empresa lo conocen como el gerente viajero so pretexto de lograr acuerdos, que hasta el momento no ha conseguido. En todo caso no perdió oportunidad de acompañar al equipo de de fútbol Independiente del Valle  a su partido con Boca Juniors en Buenos Aires. Grati, pasajes, estadía, transporte, alimentación para él y su familia, también acompañó al equipo a Colombia y no ha dejado de volar a su amada Rusia, lugar al que le gusta volver y soñar con la frase “TAME surcará cielos de Rusia”.



MilHojas.is