Hoy es miércoles / 21 de noviembre de 2018

    Apuntes necesarios al informe del ministro de hidrocarburos Carlos Pérez

    Publicado el | REPORTAJE

    • La estructura petrolera evidencia una crisis por doble vía: los proyectos emblemáticos en los que se invirtieron miles de millones tienen fallas estructurales y el sistema de gestión comercial internacional de crudo presenta constantes pérdidas en un negocio que siempre se debe ganar.
    • Petroamazonas, un proyecto del genial Wilson Pastor, es el rostro de todo el desbarajuste energético: deudas impensables a favor de empresas que encarecieron costos de producción y preventas de crudo en que no se logra determinar el perjuicio.
    • La repotenciación de la Refinería Esmeraldas es la joya de la corrupción, mas de 2 mil millones se gastó en un sistema que no aumentó la producción, ni mejoró los combustibles.

    El pasado 15 de agosto el gobierno emitió un informe preliminar de situación de la industria petrolera. Los datos evidenciaron la crisis del sector, provocada por antitécnicas y corruptas decisiones. Ecuador ha exportado crudo a pérdida para benefició de grupos que se mantienen en la opacidad, levantó una infraestructura industrial que ahora se conoce es inservible y promovió proyectos sin contar con los recursos naturales necesarios para su funcionamiento. Presentamos a continuación unos apuntes a la situación de la industria petrolera, que se mantuvo oculta en los 10 años de correato.

     



    Onerosa Deuda



    El estado debe explicar por qué el endeudamiento de Petroamazonas alcanzó niveles intolerables con empresas privadas, un hecho que no se compadece con el pasado de Petroecuador. El principio de la explotación de petróleo es lograr utilidades, algo que sucede incluso en las peores condiciones de la industria, sin embargo el Ecuador ha demostrado que explota su crudo a pérdida.

    Le corresponde a las nuevas autoridades explicar la estructura de endeudamiento que Petroamazonas labró con la prestadora de servicios Schlumberguer que se encargó de encarecer todos los procesos de extracción a su beneficio.  Los altos costos de producción quedaron en evidencia a fines de julio cuando las nuevas autoridades renegociaron el contrato de servicios en el campo Shushufindi, que redujo la tarifa de $ 29,85 por barril a $ 19,50 por barril. Los $10,35 de diferencia dejan en claro el perjuicio para el estado desde el inicio del contrato.



    Preventas petroleras



    El ministerio de Hidrocarburos no ha reportado en este cuadro el perjuicio al Estado por preventas petroleras que suma no menos de 3 mil millones, de acuerdo al análisis presentado por Fernando Villavicencio, basado en informes oficiales y análisis de expertos del sector. Hoy se conoce que desde la caída del precio del crudo ecuatoriano, en julio de 2014  a diciembre de 2015, las pérdidas  mensuales crecían en cientos de millones de dólares.

    Fue por el error de haber asumido facturar el precio de crudo a futuro cuando la tendencia era a la baja. Al momento el gobierno de Lenin Moreno carece de una política o estrategia de renegociación de esos contratos de preventa, cada dìa se pierde dinero pero eso alguien se beneficia.



    El caos de refinería Esmeraldas





    Desde el año 2005 en adelante la empresa española Repsol invirtió mas de 2000 millones de euros en una refinería del país Vasco, que le permitió doblar su capacidad de refinación y obtener combustibles incluso de los productos mas pesados, así como generar 42 megavatios de electricidad (la central hidroeléctrica Manduriacu genera 65MW).

    Pero los ecuatorianos vivimos otra historia: el proceso de repotenciación de la Refinería Esmeraldas inició en el año 2007, fue promovido por el ex presidente Correa fundamentado en un estado de emergencia. A ese año el proyecto fue valorado en 170 millones de dólares y el ministro de energía era Galo Chiriboga Zambrano. En primera instancia el plan implicaba un acuerdo con la empresa constructora de la refinería: la japonesa Sumitomo Chiyoda, por un monto aproximado a los $680 millones pero las autoridades decidieron contratar, sin licitación, a la koreana SK, que no conocía de este tipo de proyectos. Los procesos de diseño y fiscalización estuvieron a cargo de la firma internacional Worley Parsons, que en Ecuador fue manejada por el amigo del presidente William Wallace Phillips Cooper, promotor del Movimiento Scout y esposo de Mònica Hernández, asesora de Correa.

    Fernando Villavicencio publicó en 2015 una parte de las ilegalidades en la contratación, los sobreprecios en los centenares de contratos y los problemas técnicos (104)  encontrados en la flamante Unidad de Crackeo Catalítico.

    Luego de la multimillonaria inversión la Refinería Esmeraldas sigue produciendo los mismos combustibles de mala calidad y el mismo volumen de combustibles refinados. El ministro de hidrocarburos Carlos Pérez ratificó lo que desde hace mas de un año se conocía extraoficialmente: No se optimizó el proceso de refinación, es decir, a pesar del alto costo los procesos para obtener mejores productos no se dieron. Antes de la repotenciación era una refinería de mediana complejidad y luego de la inversión, sigue igual.

    “La situación es crítica incluso en las áreas donde se realizó trabajos de rehabilitación y repotenciación. “es una inversión muy grande que se ha hecho en refinería para tener un sistema que no está funcionando como debe”.

    Hasta ahora no conocemos de acciones del Estado respecto de las responsabilidades de Worley Parsons, Azul, Phillips y Mónica Hernández.



    Proyecto Pascuales Cuenca



    El gasoducto Pascuales Cuenca, construido por Odebrecht, tiene como principales beneficiarios a las empresas productoras de cerámicas y acabados, sobre todo ligadas al poderoso grupo Eljuri. Nadie ha justificado la obra, que debió basarse en cantidad de gas natural que se proveniente del campo Amistad y se procesa en la planta de Bajo Alto, que corre el riesgo de colapsar.

    El proyecto no contaría con las reservas de gas natural para mantenerlo; tampoco se  ha mencionado el volumen de gas natural que va transportar en el futuro. En esencia se parece al Oleducto de Crudos Pesados, OCP, que fue construido para transportar 450 mil barriles de crudo pero apenas traslada 100 mil.