Miércoles 8 de Agosto, 2018

    Terremoto: El exsecretario de Gestión de Riesgos mintió y se marchó

    Publicado el | REPORTAJE

    • ¿Van a decir ahora la verdad de cómo el Gobierno de Rafael Correa incumplió los protocolos internacionales de rescate de víctimas?
    • Las autoridades dejaron que la maquinaria pesada entrara en los escombros antes de las 72 horas.
    • Los diarios extranjeros y nacionales muestran maquinaria interviniendo los escombros incluso 24 horas después del terremoto.



    Video: El entonces secretario de Gestión de Riesgos niega el uso de maquinaria.

    La salida del vicealmirante Luis Jaramillo de la Secretaría de Gestión de Riesgos, anunciada la noche del pasado lunes 2 de mayo de 2016, no puede convertirse en cortina de humo por las evidentes limitaciones del Gobierno de Rafael Correa ante el reto del terremoto del 16 de abril de 2016.

    El 25 de abril de 2016, el portal gubernamental El Ciudadano publicó que: "Se cumplieron los protocolos internacionales en la búsqueda y rescate de víctimas del terremoto”.  En tal nota, se incluye un video donde el vicealmirante Luís Jaramillo, Secretario de Gestión de Riesgos "niega enfáticamente que se hubiese incumplido el protocolo respecto a la introducción de maquinaria pesada para remoción de escombros antes de las 72 horas", que indicaban los Protocolos Internacionales. Jaramillo mintió.

    Muchas voces, tanto de rescatistas, periodistas y ciudadanos que estaban en el área, atestiguan lo contrario a lo señalado por el Secretario Nacional de Gestión de Riesgos y El Ciudadano.

    No deje de leer: 'Terremoto: el riesgo es que el Gobierno siga sin hacer nada'

    El 1ro. de Mayo, el portal noticioso argentino Infobae publicó una entrevista con Luis Carabelli voluntario del equipo de rescate argentino 'Cascos blancos', quien señala que el hecho de que se utilizara maquinaria para la remoción de escombros en las localidades afectadas por el terremoto antes de las 72 horas que indican los protocolos internacionales de rescate de víctimas "pudo aumentar la cantidad de muertos". 

    Caraballi no es el primero en hacer este tipo de comentarios.  El 19 de abril, a pocos días de la tragedia, el Diario El País de España, reseñaba la preocupación del Capitán Germán Andrés Miranda, director nacional de los Bomberos de Colombia -que colaboraban en los esfuerzos de rescate en Ecuador- por el incumplimiento por parte de las autoridades ecuatorianas de los protocolos de rescate de sobrevivientes.  El Capitán Miranda expresaba su preocupación por el uso de “maquinaria pesada en las áreas en las que trabajan los organismos de socorro, lo que podría generar una desestabilización del terreno.”

    El grupo de rescatistas mexicanos conocido como los Topos, también expresó su preocupación por el incumplimiento de los protocolos de rescate de víctimas en el terremoto sufrido en Ecuador el 16 de abril de 2016 con epicentro en la población de Pedernales, provincia de Manabí. Al igual que rescatistas argentinos y colombianos, los mexicanos identificaron la introducción de maquinaria pesada para la remoción de escombros antes de las 72 horas como uno de los incumplimientos más graves a dichos protocolos.

    No deje de leer: 'Karla Morales, líder de la sociedad civil tras el terremoto'

    En el video de El Ciudadano, Jaramillo dice enfáticamente: “Quiero indicar que en ningún momento se intervino con máquinas para la remoción de escombros como se ha difundido de una forma totalmente  antiética y totalmente inmoral. El tema de las pocas maquinarias que entraron fueron para limpiar la vía de acceso, no para remover escombros."

    El Secretario de Gestión de Riesgos fue más allá y descalificó a quienes denunciaron el uso de maquinaria pesada:

    “Ingresaron turistas que una vez que estuvieron en el país como turistas se colocaron trajes de seudo rescatistas y ellos quienes de una forma totalmente inmoral están difundiendo noticias falsas o desinformando a la ciudadanía”



    Video: El entonces secretario de Gestión de Riesgos descalifica a rescatistas.

    La nota de El Ciudadano también atribuye a un funcionario del PNUD la afirmación de que el país había cumplido con los protocolos internacionales en la búsqueda y rescate de víctimas. 

    ¿Dónde está la verdad?  ¿Hubo cumplimiento o no de los protocolos? ¿Se puede considerar a los Topos mexicanos, los bomberos colombianos y los cascos blancos argentinos como seudo rescatistas?

    Lo que nos queda claro es que el Gobierno acepta que introducir maquinaria antes de las 72 horas violaba los protocolos y por ello lo niegan enfáticamente.

    Nuestra revisión de las fotos y videos publicados en medios locales, nacionales e internacionales prueban que Jaramillo  y El Ciudadano' mintieron. 

    En estas fotos y videos se ve claramente a la maquinaria pesada demoliendo edificaciones. Los diarios y medios de comunicación publicaron tales imágenes entre los días 18, 19 y 20 de abril y dado que los diarios cierran su edición impresa en la noche, estas  fotos corresponden al día anterior.  Estas fotos se corresponden además con los testimonios de personas en los sitios del siniestro, quienes en redes sociales levantaban la voz de alarma. Como el terremoto fue a las 6:55 pm las 72 horas se cumplían a las 6:55 pm del día martes 19, siendo altamente improbable que se usen estas maquinarias en la noche, el día 20 todavía no deberían haber existido imágenes de maquinaria pesada en los escombros.

    •No deje de Leer: 'Lo que el Estado entorpeció, las redes sociales solucionaron'

    Las imágenes desmienten que Ecuador haya respetado los protocolos para búsqueda y rescate mostrando inequívocamente remoción de escombros de casas y edificios, la maquinaria que aparece en ellas no está despejando vías de acceso.

    En su testimonio en el portal Plan V, el periodista Jean Paul Bardellini quien estuvo en Pedernales expresó:

    “También se me acabaron los insultos para expresar la rabia e impotencia al ser testigo de cómo maquinaria pesada era usada para remover escombros sin esperar las 72 horas que establece el protocolo internacional para rescates en estructuras colapsadas...Duele porque los rescatistas de varios países explicaban que al hacerlo la maquinaria compacta los escombros, los llena de polvo, reduciendo a casi 0 las posibilidades de sobrevivir en ellos”.



    La máquinaria antes de las 72 horas en los diarios

    Imagen: Pedernales 17 de abril de 2016, publicado al día siguiente del terremoto en El Tiempo Latino.





    Imagen: Pedernales 17 de abril de 2016 al día siguiente del terremoto (publicado el 18), en diario La Prensa de San Antonio, Texas.





    Imagen: Pedernales 17 de abril de 2016 al día siguiente del terremoto (publicado el 18), en el portal BenditoFútbol.



    Imagen: En el Diario El Universo se evidencia cómo a las pocas horas del terremoto la maquinaria pesada estaba removiendo escombros.

    Imagen: Portoviejo 17 de abril de 2016 (publicado el 18), en el Diario de Manabí.

    Imagen: Manta 17 de abril de 2016, no habían pasado ni 24 horas del terremoto (publicado el 18).

    Imagen: Calderón 17 de abril de 2016. La maquinaria remueve escombros cuando no habían pasado ni 24 horas del terremoto (publicado el 18).

    Pedernales 18 de abril de 2016, aun no se cumplían las 48 horas del terremoto (publicado el 19).

    Rocafuerte 18 de abril de 2016, aun no se cumplían las 48 horas del terremoto (publicado el 19).

    Manta 18 de abril de 2016 (Publicado el 19).

    MilHojas.is no solo encontró fotos, también hay videos que muestran la maquinaria removiendo escombros, como este video de El Universo, durante el martes 19 de abril de 2016.  Las setenta y dos horas que indica el protocolo recién se cumplían a las siete de la noche, sin embargo vemos a la maquinaria trabajando desde la mañana.

    Video: Manta 19 de abril de 2016, El Universo.



    Incluso en crónicas sobre el terremoto de medios gubernamentales aparece la maquinaria como telón de fondo.  Durante el reportaje “Pedernales quedó devastado por el terremoto en Ecuador” podemos ver a los veinte segundos como aparece la pala mecánica removiendo escombros en Pedernales y a partir de los 57 segundos vemos como trabajaba la maquinaria ese día en El Carmen.  El reportaje fue publicado el día 18 de abril y las tomas tenían luz de día. Es decir que no habían pasado ni cuarenta y ocho horas del terremoto.

    Video: Pedernales 19 de abril de 2016, TC Televisión.



    En ese mismo reportaje podemos ver en el segundo 32 al alcalde de Pedernales solicitando desesperadamente ayuda, rescatistas y maquinaria pesada para su cantón.  La misma solicitud la hizo en TeleAmazonas y diferentes medios de comunicación. A su entender, la remoción de escombros era fundamental para el rescate.  Es sorprendente que ni la Secretaría de Gestión de Riesgos ni las otras autoridades nacionales, que estaban ya en la zona se hayan preocupado de sacarlo de su equivocación e indicarle cuál era el protocolo para rescate de víctimas en estos casos.

    El Alcalde de Pedernales, quien preside en ese cantón el COE (Comité de Operaciones de Emergencia) según el incipiente Sistema de Nacional de Gestión de Riesgos no era el único en esa confusión. Como hemos visto por las fotos en otras ciudades pasó lo mismo.

    ¿Quién es responsable de esto? Si las autoridades locales y las personas particulares, con desconocimiento de los protocolos correspondientes decidieron usar maquinaria pesada para remover escombros comprometiendo la seguridad de quienes estaban atrapados, ¿qué rol jugaron las autoridades nacionales que ya se habían desplazado a las localidades afectadas por el terremoto el día siguiente? Por lo menos se sabe que el Ministro del Interior llegó a Pedernales y el Vicepresidente Glas también se desplazó a la provincia de Manabí.  La remoción de escombros con maquinaria pesada no se dio de manera aislada ni secreta, en la cobertura que los diarios hicieron del terremoto en Manabí y Esmeraldas hay gran despliegue de fotos donde se ve de la maquinaria en los días inmediatamente posteriores al terremoto.  Es imposible no haberse percatado del uso de tal maquinaria. ¿Debemos suponer que desde su retorno al Ecuador el domingo 17 de abril el Presidente de la República no vio un solo periódico?

    Pero lo queda en evidencia la ignorancia de los protocolos en caso de terremotos por parte de la propia Secretaria de Gestión de Riesgo, o su inoperancia.

    Imagen: captura de pantalla de noticia publicada por El Universo, en la que habla de retiro de escombros a 24 horas del terremoto.



    La respuesta del Vicealmirante Jaramillo ante esta realidad ha sido negar que haya ocurrido lo que a todas luces sucedió y descalificar a quienes lo denunciaron. 

    El terremoto del 16 de abril fue una prueba de fuego para el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo.  Pero no solo debe responder este sino todas las estructuras paralelas que ha creado este Gobierno dando como resultado una torre de Babel administrativa que se traduce desatención de los damnificados.

    Que Jaramillo se vaya no significa que aceptemos que se pase la página sin fincar su responsabilidad y la de los demás involucrados.  ¿Qué tiene que decir de todo esto el Ministro  Coordinador de Seguridad César Navas, quien repitió como vocero en desastres naturales? El año pasado lo fue para el caso del Cotopaxi y ahora para el terremoto. Cuando Correa introdujo a Navas en la ecuación el año pasado, la Secretaría Nacional de Riesgo se redujo a mera Secretaría Técnica.  Navas, quien pasó del ECU911 a manejar el Ministerio Coordinador de Seguridad, maneja una estructura paralela a la Secretaría de Riesgos.  Cuando intervino el año pasado ante el estado de excepción por el Cotopaxi, donde la medida más importante fue la utilización del ejército para reprimir en Saraguro, quedó claro el tipo de riesgo en que se especializa Navas.

    La demora en el rescate en Canoa, Pedernales, Muisne, Chamanga…

    Si el manejo del rescate en Pedernales, Portoviejo y Manta violó los protocolos internacionales poniendo en riesgo a quienes estaban bajo los escombros, otras poblaciones que sufrieron también derrumbes de edificaciones ni siquiera fueron atendidas en las primeras 24 horas, las cruciales para el rescate. Qué pensar de un país cuya constitución garantiza la existencia de un Sistema Nacional Descentralizado de Riesgos y no es capaz de estar en menos de 24 horas en poblaciones víctimas del siniestro.  La falta de acceso no es un argumento válido.  Karla Morales y su equipo de voluntarios de la sociedad civil llegaron antes que el Gobierno a Canoa, a las 20 horas del desastre.

    Las etiquetas del Mies

    Los terremotos no solo tienen víctimas mortales, heridos y operaciones de rescate, también implican una situación humanitaria de damnificados que han perdido todo y necesitan refugio y alimento.  En este aspecto tampoco hubo adecuada respuesta por parte del Gobierno y sus entidades de riesgo y seguridad ciudadana.  Quien sostuvo a los damnificados de Manabí y Esmeraldas fue la solidaridad de la sociedad civil, gobiernos seccionales y empresas privadas que organizaron la recolección, acopio y traslado de agua, víveres, medicinas, artículos de aseo y vestimenta a las zonas afectadas.  Cuando el Gobierno reaccionó fue para controlar la ayuda y si bien es cierto que es importante la existencia de centros de acopio oficiales, la saliente Ministra de Inclusión Social le debe a los afectados y a todos los ecuatorianos una respuesta a la repetida denuncia de que en muchos centros de acopio la entrega de kits a los afectados fue demorada mientras esperaban que llegaran las etiquetas del Mies para que los destinatarios pensaran que la ayuda tenía fuentes gubernamentales.

    Imagen: Bolsas de ayuda humanitaria con etiquetas del MIES.



    Un ejército con hambre

    Los primeros en llegar a un desastre usualmente son los bomberos, equipo de rescate, policía y militares.  En el caso de los militares destinados a las diversas zonas del terremoto del 16 de abril de 2016, lo sorprendente es que llegaron en condiciones bastante precarias, con carpas de la época del Cenepa y, gran cantidad de ellos, sin alimentos.  Como reseñó Christian Zurita en “Terremoto: el riesgo es que el Gobierno siga sin hacer nada”, los militares destacados en Jama pudieron comer gracias a la ayuda de la gente de un circo que les prestó una cocina y utilizando parte de los alimentos enviados a los damnificados. Alguien debe responder por haber enviado a la zona de desastre personal de ayuda que tuvo que buscar su propia supervivencia.

    La ayuda internacional supeditada al guión de la propaganda

    Otro de los temas que debe ser esclarecido es el del manejo de la ayuda internacional.  Existen varias denuncias de que se demoró la aceptación de la ayuda internacional de Estados Unidos y Europa para privilegiar la llegada de ayuda venezolana y cubana.  En entrevista en Radio Democracia el martes 26 de abril de 2016, el Economista Ramiro Crespo, citaba la entrevista que realizó el 18 de abril, Christian Johnson a Franciso Borja, Embajador del Ecuador en Estados Unidos, donde comentaba que el Secretario de Estado de Estados Unidos, Kerry, había ofrecido ayuda al Ecuador y que esta oferta “estaba siendo evaluada” por la Cancillería Ecuatoriana.  La ayuda de Estados Unidos a Ecuador solo se oficializó después de la llamada personal que hiciera el Presidente Obama a Rafael Correa.  Según Crespo, delegados de algunos países europeos expresaron la misma preocupación. Por otra parte, la ayuda de los Estados “hermanos” fue promovida y promocionada por el aparato de propaganda gubernamental. 

    ¿Y ahora?

    En este momento el país necesita revisar y evaluar lo sucedido. El uso de maquinaria pesada antes del plazo de las 72 horas es solo uno más de los costosos errores del Gobierno en su manejo de la crisis del terremoto.  En términos de búsqueda y rescate el haber dejado poblaciones también gravemente afectadas por el terremoto desatendidas por más de un día o dos, significó afectar sustancialmente la oportunidad de supervivencia de quienes estaban bajo los escombros y la nula capacidad de abastecimiento de alimentos y ayuda a la población damnificada de Manabí y Esmeraldas no tuvo consecuencias funestas gracias a la activa ayuda de la sociedad civil ecuatoriana.

    Ecuador es un país con alto riesgo sísmico, volcánico y pluvial tiene que aprender las lecciones que los errores en el manejo de este siniestro le deja.  Eso no se hace con mentiras ni silencios.



    MilHojas.is